¿Por qué cambia el precio de la electricidad en España?

¿Por qué cambia el precio de la electricidad en España?

Por desgracia, España cuenta con unos precios de luz muy altos, si lo comparamos con  Europa y el mundo. La factura de la electricidad ha aumentado de manera muy veloz, siendo más o menos alto dependiendo la empresa energética que te suministre.

¿Cómo ha sido la evolución del precio de la luz en España?

El precio de la electricidad en nuestro país ha ido subiendo cada año más. En septiembre de 2018 se llegó a un precio de 0,14681 €/kWh, casi un 24% más que en 2017 por esas fechas.. Datos así, hacen que el país ocupe el quinto puesto en el ranking de electricidad más cara, solo por detrás de Alemania, Bélgica, Italia y Portugal respectivamente.

El mercado eléctrico español

El mercado mayorista español está gestionado por el Operador del Mercado Ibérico de Energía y es conocido, de forma coloquial, como pool. Aquí es donde se fija el precio de la luz.

Este mercado es marginalista y la energía se vende al coste de la oferta más cara necesaria para cubrir la demanda. Para calcular este precio, se ordenan las ofertas de venta (en sentido creciente) y las ofertas de compra (en sentido decreciente) y se observa el precio del punto de corte de estas curvas.

¿A quién afecta este precio?

Los precios del mercado mayorista afectan exclusivamente a contratos indexados, es decir, al Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC).

Dentro de este mercado regulado el precio cambia cada hora. Los precios de las diferentes horas se saben de un día para otro, por lo que la gente que tiene este tipo de tarifas hace el mayor consumo en las horas más baratas.

Dichas horas más económicas coinciden con aquellas donde la demanda es menor.

Los contratos con precio fijo no se ven afectados por el precio del mayorista. Sin embargo, su precio de renovación depende de las cotizaciones del mercado de futuros.

Motivos por los que sube el precio de la electricidad en el mercado libre

El precio en el mercado libre se fija en una subasta y depende, entre otras cosas, de la oferta y la demanda.

Los precios se fijan de un día para otro, para cada hora. En esta subasta las comercializadoras de electricidad compran la energía para sus clientes. El precio se va fijando en función de la oferta y la demanda de energía.

Además de esa oferta y demanda, hay otros factores que afectan al precio de la luz:

Clima

La escasez de lluvia y viento también afecta directamente a la generación de energía. Si no llueve ni hay viento no se puede contar con la energía eólica o hidráulica y hay que buscar otras formas más caras.

Picos de consumo

La falta de una capacidad de almacenamiento de la electricidad a nivel nacional hace que haya que producir la energía con una previsión de consumo. Sin embargo, existen momentos incontrolables en los que se produce una subida de consumo que no se ha podido tener en cuenta. Esto hace que el precio aumente.

Encarecimiento de materias primas

La materia prima para la generación de energía se encarece con las olas de frío, escasez de lluvias, etc. Por eso si sube el precio del carbón, el gas o el petróleo es probable que lo notemos en forma de una factura de la luz más cara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

× ¿Necesitas ayuda?